Artrosis de tobillo: ejercicios y remedios recomendados

Artrosis de tobillo

Por desgracia, el tobillo es una de las articulaciones más propensas a la artrosis, es decir, a la enfermedad degenerativa que conduce gradualmente a la destrucción del cartílago. Esto se debe a que, aunque es una articulación muy estable porque tiene que soportar el peso del cuerpo, puede alterarse fácilmente por un traumatismo a lo largo de la vida.

De hecho, la mayoría de los casos de artrosis de tobillo se deben a causas postraumáticas como fracturas, luxaciones o esguinces que, aunque estén perfectamente tratadas, conducen luego al desarrollo de esta patología que, a diferencia de otras, tiene una alta incidencia incluso en personas jóvenes.

Artrosis de tobillo

Qué síntomas indican la presencia de artrosis de tobillo

Los síntomas de la artrosis de tobillo comienzan con un ligero dolor localizado, que suele ser más frecuente por la mañana, al levantarse, y que luego tiende a disminuir al moverse. Sin embargo, con el tiempo, el dolor aumenta hasta que se puede sentir incluso cuando se está en reposo, caminando y cargando el tobillo.

Si la artrosis progresa, la pieza también puede aparecer hinchada y los movimientos más comunes pueden resultar difíciles; el dolor se extiende a otras articulaciones y la calidad de vida está destinada a deteriorarse, ya que resulta difícil realizar las actividades más comunes. Además, dado que esta patología se produce con mayor frecuencia por un traumatismo, no es infrecuente que exista una deformidad que complique el cuadro clínico.

Cómo se hace el diagnóstico

Por lo tanto, si experimenta un dolor que podría sugerir la aparición de una artrosis, es conveniente que acuda a un especialista para encontrar el tratamiento adecuado y evitar que la situación empeore y se convierta en una discapacidad. Lo primero que hay que hacer tras la exploración es una radiografía, que por sí sola puede revelar los signos típicos de un tobillo artrósico.

LEER mas   Lumbago con ciatica: tratamientos, curas y remedios

¿Cuáles son los remedios para la artrosis de tobillo?

Suplemento y pomada natural recomendados

Para una mayor eficacia, se recomienda el uso de ambos productos:

Artrolux +

Artrolux+
  • Con polvo de perlas

  •  Regenera las articulaciones

  • Regenera los tejidos

  • Alivia el dolor articular

  • OK para la artritis

  • OK para la artrosis

  • OK para la osteocondritis

  • Ingredientes naturales

  •  Aprobado por el Ministerio de Sanidad

Artrolux Crema

artrolux opiniones
  • Alivia el dolor

  • Efecto rápido

  • Elimina la hinchazón

  • Antiséptico

  • Renueva las fibras musculares

Aceite de CannabisVital

eco natural aceite cbd
  • Aceite de cannabis de alta concentración

  • Alivia instantáneamente el dolor

  • Elimina los procesos inflamatorios

  • Restablece la movilidad de las articulaciones

Las terapias farmacológicas más adecuadas

No hay medicamentos que puedan curar la artrosis de tobillo. En general, los especialistas pueden recomendar el uso ocasional de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) cuando el dolor es demasiado intenso, pero éstos no pueden tomarse con regularidad, ya que pueden provocar efectos secundarios en el estómago. La morfina y los opiáceos también están muy desaconsejados debido a la posibilidad de adicción. Por tanto, los medicamentos no son la solución definitiva para este tipo de enfermedades.

Tratamiento quirúrgico de la artrosis de tobillo

En la actualidad, la solución definitiva para la artrosis grave de tobillo es la cirugía, que consiste en la sustitución completa de la articulación con una prótesis de última generación. Se han hecho grandes progresos en este campo, tanto en lo que se refiere a los materiales utilizados como a los diseños, que pueden reproducir perfectamente los movimientos de la articulación y pueden colocarse incluso en casos en los que hay muy poco hueso disponible para la implantación.

LEER mas   Dolor de espalda artrosis: ejercicios y remedios recomendados

De hecho, en comparación con la artrosis de rodilla o de cadera, la artrosis de tobillo también afecta a personas más jóvenes, que tienen una mayor necesidad de recuperar la movilidad y la funcionalidad total, y la prótesis es la única solución posible capaz de lograr este objetivo.

Por supuesto, será el especialista quien decida, tras un examen exhaustivo, si esta solución puede aplicarse al caso concreto, ya que existen patologías concomitantes que pueden comprometer su éxito.

Después de la operación, el tobillo debe ser inmovilizado con un yeso durante unas 6 semanas, seguido de rehabilitación. La autosuficiencia se produce alrededor de dos meses después de la operación, pero pasarán entre 6 y 8 meses antes de que el tobillo sea totalmente funcional para todo tipo de movimientos.

Infiltración de ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un componente natural del líquido sinovial, cuya función es lubricar y amortiguar los movimientos articulares, así como proteger el cartílago.

Por este motivo, desde hace muchos años se ha generalizado la práctica de las infiltraciones de ácido hialurónico para reducir la inflamación, restaurar la capa superficial del cartílago y mejorar la movilidad de la articulación, reduciendo también el dolor. La eficacia de las infiltraciones dura de 6 a 12 meses tras el final del ciclo.

Es un tratamiento seguro y eficaz que, sin embargo, requiere una evaluación inicial para establecer la presencia de ciertas condiciones que puedan favorecer un mayor éxito de esta técnica.

Muchos estudios han demostrado que la artrosis de tobillo temprana es un factor importante para lograr buenos resultados y una completa satisfacción del paciente. Las infiltraciones con ácido hialurónico tienen un efecto positivo en la reducción del dolor tanto a corto como a largo plazo, especialmente en los 12 meses siguientes al inicio de la enfermedad.

LEER mas   Artrosis de manos: ejercicios y remedios recomendados

Ejercicios para combatir el dolor de tobillo

Por desgracia, no es posible curar la artrosis de tobillo, pero ciertos ejercicios pueden ayudar a reducir las molestias y el dolor, sobre todo si se realizan en cuanto se siente el dolor y de forma constante, todos los días. Sin embargo, si tiene alguna duda, siempre debe consultar a su médico.

Uno de los mejores lugares para realizar algunos ejercicios sencillos para mantener la movilidad es una piscina, ya que la presencia del agua evita cargar todo el peso del cuerpo sobre la articulación. Sumergido hasta la cintura, das un paso hacia delante con la pierna izquierda mientras la derecha se dobla, los brazos van hacia atrás y contraes los abdominales. Vuelve al punto de partida y cambia de pierna. Puedes hacer de 15 a 20 repeticiones, alternando con un paseo por el agua.

En casa: coge una silla, coloca las manos en el respaldo con las piernas ligeramente separadas. Dobla las rodillas, bajando los glúteos todo lo que puedas y apoyando tu peso en los tobillos, luego vuelve y repite 3 veces en ciclos de 10.

De pie, con las manos en las caderas, levante el pie derecho mientras se equilibra sobre la pierna izquierda y mueva la pelvis ligeramente hacia delante, manteniéndose quieto. Vuelve a la posición inicial y cambia de pierna. Si te resulta demasiado cansado, puedes apoyar la mano en la pared.