Artritis infecciosa: qué es, síntomas y remedios

Artritis infecciosa

La artritis infecciosa es una infección de los tejidos blandos de las articulaciones, causada por bacterias y, en algunos casos, por virus u hongos. Los microorganismos infecciosos pueden propagarse a la articulación a través del torrente sanguíneo o de otra infección cercana, causando daños permanentes. El dolor, la hinchazón y la fiebre son los principales síntomas de la enfermedad, que se producen en unas horas o unos días, y pueden curarse con terapias farmacológicas y otros tratamientos.

Artritis infecciosa

¿Qué es la artritis infecciosa?

La artritis infecciosa es una enfermedad inflamatoria autoinmune, causada por patógenos, que afecta al líquido y a los tejidos blandos de las articulaciones. En particular, conduce a la formación de material purulento, llamado pitarra, en los espacios articulares, que si no se trata puede dañar gravemente la articulación y perjudicar su función.

La enfermedad se desarrolla en articulaciones grandes, como el hombro, el tobillo, el codo o la muñeca, y especialmente en niños y ancianos. Además, es frecuente en personas inmunodeprimidas, diabéticos, enfermos de artrosis, hemofilia, con prótesis y sometidos a cirugía mayor.

La artritis infecciosa puede ser aguda y crónica. La primera, más común, puede desarrollarse en cuestión de horas, incluso en personas sanas, y destruir el cartílago si la infección no se detiene a tiempo. La artritis crónica es una inflamación con un curso más lento y se produce en individuos predispuestos con alto riesgo. Sin embargo, no provoca daños permanentes.

Síntomas de la artritis infecciosa

La artritis infecciosa se manifiesta por un fuerte dolor en la articulación afectada, que aparece hinchada, inflamada, caliente, roja y con sensación de ardor. La enfermedad también provoca fiebre alta acompañada de fuertes escalofríos. Además, puede provocar la formación de abscesos articulares, que impiden o dificultan el movimiento. Una de las características peligrosas de la enfermedad es su rápida progresión. De hecho, en poco tiempo puede llevar a

LEER mas   Artrosis de codo: ejercicios y remedios recomendados

– cambios en el cartílago

– destrucción de la membrana del tejido sinovial;

– distensión de la cápsula que rodea las superficies articulares;

– acumulación de pus en la cavidad articular.

En los niños, esto provoca irritabilidad, malestar, taquicardia y disminución del apetito.

Si la artritis infecciosa implica infecciones de las articulaciones de la clavícula, la escápula o el esternocostal, las molestias se extienden al pecho, mientras que si afecta a la zona sacro-ilíaca el dolor se irradia a las nalgas, las caderas o la parte delantera del muslo.

Causas de la artritis infecciosa

La artritis infecciosa está causada por patógenos, como: Staphylococcus aureus (en la mayoría de los casos), Streptococcus, Haemophilus, E. coli y Pseudomonas, Gonococcus, Mycobacterium, Brucella, Treponema pallidum y Borrelia burgdorferi y con menor frecuencia por anaerobios (Hepatitis, Herpes), hongos (Candida albicans), micobacterias y otros microorganismos atípicos.

La infección se produce por vía sanguínea o linfática, pero también puede ser causada por heridas abiertas, traumatismos, intervenciones quirúrgicas y migración de gérmenes desde focos situados en las proximidades de la articulación de la osteomielitis. Por ejemplo, en el caso de un corte en el brazo, si la herida no se trata de forma óptima, podría crearse un absceso cutáneo, que liberaría bacterias en el torrente sanguíneo que podrían llegar a las articulaciones e inflamarlas.

Además de los niños y los ancianos, la enfermedad también afecta a personas consideradas de riesgo, como los diabéticos, los inmunodeprimidos o los que tienen un sistema inmunitario débil, los que tienen lesiones, heridas abiertas o por haber sido operados, los que padecen enfermedades articulares y reumáticas, los enfermos de cáncer, los que padecen anemia falciforme y los que abusan del alcohol y las drogas. Todas estas personas tienen una alta probabilidad de contraer una artritis infecciosa, que si no se diagnostica a tiempo puede causar daños importantes y, en algunos casos, la muerte.

LEER mas   Artrosis lumbar incapacidad: ejercicios y remedios recomendados

Diagnóstico

El diagnóstico de la artritis infecciosa se realiza examinando la zona inflamada. A continuación, el médico puede solicitar determinados análisis de sangre (Ves, proteína C reactiva, glóbulos blancos y plaquetas) y líquido sinovial (artrocentesis). Las articulaciones están lubricadas por un líquido llamado líquido sinovial, que por naturaleza es estéril y está libre de microbios. En caso de infección, está infectada por microorganismos, por lo que para saber si un paciente tiene artritis infecciosa y, en particular, qué patógeno la ha causado, basta con preceder a la toma de muestras y al análisis del suero sinovial. Por último, la ecografía, el TAC y la resonancia magnética pueden ser útiles para descartar otros problemas. Una vez establecida la artritis infecciosa y el agente patógeno que la ha causado, se puede llevar a cabo el tratamiento.

Cómo tratar la artritis infecciosa

La principal solución para el tratamiento de la artritis séptica es la terapia antibiótica, que debe iniciarse lo antes posible para detener la infección y evitar daños graves y permanentes en las articulaciones. Si la enfermedad es debida a hongos y virus, el paciente recibe antifúngicos y antivirales. Los analgésicos o calmantes están indicados para reducir el dolor.

En los primeros días del problema, bloquear la articulación con una férula es una buena forma de reducir el dolor. Una vez que los síntomas han remitido, la fisioterapia es esencial para fortalecer los músculos y evitar la rigidez, así como para restaurar la función de las articulaciones.

A menudo, el tratamiento farmacológico se combina con el drenaje de las zonas infectadas, que es útil para eliminar el pus y el material purulento acumulado en las cavidades articulares. En concreto, el médico utiliza una jeringa para irrigar las articulaciones y eliminar el tejido infectado, acelerando el proceso de regeneración.

LEER mas   Artrosis de tobillo: ejercicios y remedios recomendados

La operación puede realizarse varias veces al día. El tiempo de curación es de unos pocos días si el problema se detecta rápidamente, mientras que las infecciones graves pueden tardar de cuatro a cinco semanas. En este último caso, la cirugía también puede ser útil. Por último, las zonas inflamadas pueden aliviarse con fangoterapia o masajes.

Suplemento natural y pomada para ayudar a aliviar el dolor

Para una mayor eficacia, se recomienda el uso de ambos productos:

Artrolux +

Artrolux+
  • Con polvo de perlas

  •  Regenera las articulaciones

  • Regenera los tejidos

  • Alivia el dolor articular

  • OK para la artritis

  • OK para la artrosis

  • OK para la osteocondritis

  • Ingredientes naturales

  •  Aprobado por el Ministerio de Sanidad

Artrolux Crema

artrolux opiniones
  • Alivia el dolor

  • Efecto rápido

  • Elimina la hinchazón

  • Antiséptico

  • Renueva las fibras musculares

Aceite de CannabisVital

eco natural aceite cbd
  • Aceite de cannabis de alta concentración

  • Alivia instantáneamente el dolor

  • Elimina los procesos inflamatorios

  • Restablece la movilidad de las articulaciones